viernes, 28 de abril de 2017

Celebridades: en la alfombra roja deslumbran, en la vida real...

Jennifer Love Hewitt

Mila Kunis

Dakota Johnson

Julianne Moore

Uma Thurman

Amanda Seyfried

Cuando una imagen vale mas que mil palabras







Esto es muuuuy WTF!






Misteriosos lugares abandonados







Hombres...







Increíbles tatuajes en el cartílago de la oreja







Humor machista







4 señales infalibles para saber si alguien está mintiendo

Todos decimos mentiras, muchas más de las que nos gustaría reconocer. Afortunadamente, hay formas de detectar que te están engañando, como lo explica una experta en detección de mentiras. Solo tienes que fijarte muy bien en estas cuatro señales corporales.

Pamela Meyer es la directora ejecutiva de Calibrate, una empresa que se dedica a entrenar ejecutivos y oficiales del gobierno para detectar conductas engañosas. Meyer también escribió un libro llamado Liespotting: Proven Techniques to Detect Deception (Detección de mentiras: técnicas probadas para detectar engaños), en el que explica todos los procesos al detalle.

En las charlas que ha llevado a cabo en TED durante los últimos años ha revelado las que cree son las cuatro señales más importantes y básicas para detectar al mentiroso común. Todas se basan en el análisis del lenguaje corporal, porque como dice la experta, los mentirosos practican sus diálogos falsos pero ninguno ensaya sus gestos físicos. Esto es algo muy difícil de controlar.

Estas son las cuatro señales clave para detectar mentiras:
  • La primera tiene que ver con los hombros, y es la más evidente de todas. Cuando una persona dice una mentira suele encogerse de hombros debido a que se siente incómodo al decirla, es una reacción corporal de defensa ante una posible reacción del que lo escucha.
  • La siguiente señal tiene que ver con las microexpresiones faciales, cambios en la mirada o incluso tensión cerca de los labios. Algunos mentirosos suelen mostrar una expresión de desprecio por el que lo está escuchando, así sea sutil.
  • Meyer llama a otra señal “deleite por el duelo”, y esta tiene que ver con las sonrisas falsas en situaciones incómodas o inapropiadas. Hay mentirosos que sonríen mientras dicen su mentira, así tenga que ver con un acontecimiento triste o desagradable. La sonrisa suele ser falsa, basándose solo en los músculos de los labios, por lo que es más fácil notarla. En una de sus charlas mostró a una asesina que sonriendo narraba la supuesta historia de cómo alguien asesinaba a sus hijos. Al final, la madre era la culpable.
  • Por último, Meyer dice que el cuerpo suele contradecir al mentiroso. Un caso bastante común es cuando el mentiroso dice que sí, pero con su cabeza dice que no.
Estudios aseguran que los humanos decimos, en promedio, de 10 a 200 mentiras al día, y que las personas que acaban de conocerse se mienten al menos 3 veces durante los primeros 10 minutos de su conversación, así que puedes estar seguro de que tendrás muchas ocasiones para poner estas técnicas en práctica y detectar cuando quieren mentirte.



El museo de los productos fracasados

El lugar se llama Museum of Failure (Museo del fracaso) y abrirá sus puertas el próximo 7 de junio en Helsingborg, Suecia.



En el podremos disfrutar de más de 60 malas ideas que nadie paró a tiempo, como una mascarilla que te electrocuta la cara para mantenerla joven, un teléfono que solo muestra Twitter (y no lo hace del todo bien), las Google Glasses (ejem), un teléfono Nokia de los 2000 que iba a medio camino entre el móvil y la consola y se quedó en un taco de plástico...


Y el museo no solo tiene una buena colección de despropósitos tecnológicos: una mezcla entre Coca-Cola y café llamada "Coke Blak" (sí "blak, no "black", porque quitar letras era moderno hace años), una versión terrible del Monopoly by Donald Trump y una lasaña marca Colgate.


Ojo, que este museo no solo está diseñado para echarse unas risas a costa de la desgracia ajena. Según explicó su creador Samuel West a The Guardian, el propósito de museo es mostrar cómo otras personas han aprendido de sus errores. "La innovación requiere de fallos. Aprender es el único proceso que convierte el fallo en éxito", aclaró West.

Los gadgets que cuidan tu salud

Aunque llevar una rutina sana y controlar el estado físico y mental no siempre es tarea fácil, en la actualidad muchos dispositivos tecnológicos pueden echarnos una mano. Desde monitorizar nuestro ritmo cardiaco a contribuir a detectar dolencias, los ‘wearables’ cada vez tienen más funcionalidades relacionadas con la salud:

Una pulsera para controlar tu actividad

Aunque las pulseras inteligentes puedan parecer un invento reciente que asaltó hace relativamente poco nuestras muñecas, en los años 80 ya había marcas como Polar que comercializaban las primeras ‘fitbands’, mucho más anchas y con necesidad de una correa que se ajustaba en el pecho para medir los latidos del corazón. Desde entonces, se ha recorrido mucho camino hasta los modelos de Fitbit, Garmin o MyKronoz, que ahora nos permiten monitorizar la calidad de nuestro descanso, las calorías quemadas en nuestras rutinas deportivas o nuestro ritmo cardiaco.

Este reloj no da solo la hora

Con más funcionalidades que las pulseras inteligentes, los ‘smartwatches’ imitan la forma de un reloj tradicional y se conectan con nuestros ‘smartphones’ para ofrecernos todo un abanico de posibilidades. Así, el Apple Watch y los distintos modelos que hacen uso del sistema operativo Android Wear (los distintos Samsung Gear o los modelos de MyKronoz son solo algunos de ellos) monitorizan nuestra actividad física y cuidan, gracias a distintas ‘apps’, de nuestro estado de salud. Como añadido, en el caso de los usuarios del Apple Watch, los datos recopilados pueden ser empleados para estudios sobre distintas enfermedades.

Zapatillas que cuentan tus pasos

Hace una década, y en asociación con la compañía de la manzana mordida, las de Nike fueron las primeras zapatillas inteligentes al integrar un dispositivo que transmitía información al corredor durante el entrenamiento gracias a un sensor que se colocaba en los cordones. Distancia recorrida, velocidad o calorías consumidas aparecían en el iPod del deportista, que también podía programar la distancia y gestionar la lista musical para que sonaran las canciones más motivadoras en los momentos que requirieran de un mayor esfuerzo. Aunque estos no han sido los ‘wearables’ más explotados por la industria, recientemente marcas como Xiaomi han vuelto a resucitar las zapatillas inteligentes. En el caso del gigante asiático, y en asociación la marca Li Ning, su calzado permite la recopilación de datos como el número de pasos dados al día o las calorías quemadas, para que el control de la actividad física contribuya mantener la salud.

Una camiseta para escuchar al corazón.

Monitorizar a los pacientes cuando están ingresados en un hospital, controlar el estrés de los trabajadores o registrar la frecuencia cardiaca y el rendimiento de los deportistas ya es posible gracias a camisetas inteligentes que pueden recoger datos sobre la temperatura, el ritmo del corazón o la presión sanguínea. ‘Stay Active’, un proyecto europeo en el que participan empresas españolas, trabaja ahora mismo en una de estas camisetas inteligentes con el objetivo de controlar los niveles de estrés de los trabajadores cuando se encuentran en su puesto.

Capaz de recopilar datos distinguiendo distintas áreas corporales, toda la información registrada se transforma en gráficos, estadísticas y consejos para el portador de la prenda, que recibirá un ‘email’ con apuntes y datos como “llevas más de una hora y media con niveles de presión sanguínea altos”, “bebe agua”, “haz una pausa de cinco minutos” o “date un paseo”.