sábado, 6 de mayo de 2017

Yo como un solo trozo de chocolate al día...y otras imágenes divertidas







7 hipótesis futuristas que probablemente no ocurrirán

Estamos en un punto clave de la historia humana. Es lo que opinan muchos expertos de ciencia y tecnología, entre ellos Bill Gates, Elon Musk, Yuval Noah Harari y Stephen Hawking.

Las tecnologías que revolucionarán el mundo durante los próximos 50 años serán en el campo de la inteligencia artificial y en la ingeniería genética. Por un lado, los robots serán capaces de realizar una gran cantidad de tareas, desde conducir coches y construir casas hasta llevar las cuentas de un negocio y ejecutar cirugías cardiacas; por otro lado, la programación genética permitirá a los humanos eliminar enfermedades hereditarias, extender la juventud, agudizar los sentidos, mejorar la destreza física y alzar el coeficiente intelectual.

Hay muchas hipótesis de cómo será en mundo a mediados y finales del siglo XXI. Algunos opinan que todos seremos cyborgs medio máquinas, medio humanos que vivirán 200 años, otros imaginan un mundo en que la conciencia humana se podrá descargar en una nube informática como si fuera una aplicación de software; otros prevén un mundo distópico en que toda la humanidad vivirá sometida a la tiranía de unos algoritmos que se reescriben solos. En mi opinión, no creo que nadie pueda ser tan arrogante para pretender que sepa con seguridad lo que sucederá en el futuro, pero en este artículo me gustaría hablar de algunos hipótesis que probablemente NO se cumplirán, y dar mis explicaciones.

Hipótesis 1: Todo el mundo se quedará en su casa y nunca saldrá

Una de las tecnologías que más ha cambiado la vida cotidiana es internet. A través de él, podemos hacer compras, hablar con gente en el otro lado del mundo, leer artículos de prensa, escribir, dibujar, ver películas, trabajar, etc. Hay gente que opina que en el futuro ya no hace falta que existan tiendas, oficinas o lugares de reunión, porque todas las gestiones o quedadas se podrán hacer a través de internet sin que nadie salga de su casa. Por supuesto, los únicos edificios que existirán serán viviendas.

Aunque la tecnología probablemente sí que tiene la capacidad de anular cualquier necesidad del ser humano de salir de su casa, no creo que esta hipótesis se haga realidad porque va en contra de una de las necesidades humanas más básicas: el contacto físico con otros.

Hablar con un amigo por Skype no provoca la misma sensación de quedar con él en un bar para tomar una caña. Cuando trabajas físicamente cerca de un compañero, establecerás una confianza mucho más estrecha que si solo lo conoces a través de la pantalla. La calle, los parques, las plazas, los centros comerciales y todos los lugares públicos no solo sirven para hacer compras y recados, sino también para encontrarse con otros seres humanos, tanto conocidos como desconocidos.

Si realmente llegase el momento en que todas las tiendas se cerrasen, seguro que los locales se reinventarán para otros usos públicos, porque los seres humanos necesitamos un lugar donde personas desconocidas puedan reunirse de forma espontánea.

Hipótesis 2: La separación de la mente del cuerpo

Muchas novelas o películas de ciencia ficción, entre ellos Ghost in the Shell, retrata un mundo futurista en el que se puede trasladar la mente humana de un cuerpo a otro. Por supuesto, la identidad de cada persona ya no se definirá por su cuerpo físico, sino por su conciencia. De hecho, habrá personas que dispondrán de varios cuerpos con distintas características físicas, y cada uno se usará para motivos distintos.

Aunque si la tecnología lo permitiera, creo que solo será la opción de una minoría de la minoría de personas, probablemente los que tienen algún defecto o discapacidad física en su cuerpo natal. Porque por instinto humano, el cuerpo físico forma una parte integral del sentido de identidad de cada persona. A pesar de que mucha gente se hace cirugía estética para cambiar de aspecto, no creo que a nadie le gustara cambiar su cuerpo entero por el cuerpo de otro solo por lo deseables que sean sus rasgos, porque este nuevo cuerpo ya chocará con su sentido del yo.
Hipótesis 3: Un mundo donde el género es totalmente fluido

Una extensión de la hipótesis 2 es que, como el cuerpo humano no es nada más que una cáscara que envuelve el alma, en el futuro toda la gente ya será libre de género, cambiándose entre hombre y mujer según el cuerpo en el que se introduzca la conciencia.

En mi opinión, es muy poco probable que suceda porque según los últimos estudios, el cerebro sí que tiene sexo, y la identidad de género parece innata, permanece constante durante el resto de la vida. Como evidencia, los transexuales son precisamente gente cuyo cerebro pertenece al sexo opuesto de su cuerpo. Sufren muchos conflictos psicológicos desde la infancia y, cuando pueden, se operan para cambiar su sexo corporal para que coincida con el de la mente.

Si tan complicada es la situación cuando el género del cerebro no coincide con el del cuerpo, por más que la tecnología lo permita, no creo que a la mayoría de la gente le haga gracia la idea de cambiar el sexo de su cuerpo constantemente de un día a otro por capricho.

Estos son los 50 desafíos del juego "ballena azul"

La "ballena azul" es un "juego" en el que los participantes tienen que cumplir un listado de 50 desafíos que van desde dibujar una ballena con un cuchillo en el cuerpo, hasta suicidarse. Los polémicos desafíos fueron filtrados esta semana en Internet. Sin embargo, para poder participar se necesita una invitación, que se suele obtener en foros de internet. 

Mirá los desafíos: 
  • Día 1: córtate con un cuchillo escribiendo “f 57” en tu mano y luego enviarle la foto al administrador del grupo de Facebook o de Whatsapp que te invitó. 
  • Día 2: levántate a las 4.20 am y ver los videos de terror y psicodélicos que el administrador te envía. 
  • Día 3: Córtate en los brazos con una hoja de afeitar a lo largo de las venas, pero no muy profundo. Hacer solo tres cortes y enviarle la foto al administrador. 
  • Día 4: Dibuja una ballena en una hoja de papel y envíasela al administrador. 
  • Día 5: Si estás listo para “convertirte en ballena” escribe “SI” con un cuchillo en tu pierna. Si no estás listo, córtate a ti mismo varias veces (castígate). 
  • Día 6: Desafío enviado mediante un método cifrado. 
  • Día 7: Córtate con un cuchillo escribiendo “f 40” en tu mano y luego enviarle la foto al administrador. 
  • Día 8: Escribe “#i_am_whale” en tu estado de perfil (algo así como #yo_soy_ballena). Tienes que vencer tus miedos. 
  • Día 9: Tienes que vencer tus miedos. 
  • Día 10: Levántate a las 4:20 am y dirígete a un techo (mientras más alto mejor). 
  • Día 11: Córtate con un cuchillo una ballena en la mano y enviarle la foto al administrador. 
  • Día 12: Mira videos de terror y psicodélicos por todo un día. 
  • Día 13: Escucha la música que “ellos” (administradores) te envían. 
  • Día 14: Corta tu labio. 
  • Día 15: Pincha tu mano con un alfiler muchas veces. 
  • Día 16: Hazte algo doloroso a ti mismo, ponte enfermo. 
  • Día 17: Anda al techo más alto que puedas encontrar, párate en el borde durante un rato. 
  • Día 18: Dirígete a un puente y párate en el borde. 
  • Día 19: Escala una grúa o al menos intenta hacerlo. 
  • Día 20: El administrador hace alguna prueba para ver si eres una persona confiable. 
  • Día 21: Tener una conversación con “una ballena” (otro jugador o el mismo administrador) por Skype. 
  • Día 22: Ve a un techo, siéntate en el borde con las piernas colgando. 
  • Día 23: Otra prueba enviada cifrada. 
  • Día 24: Tarea secreta. 
  • Día 25: Reúnete con “una ballena”. 
  • Día 26: El administrador te dirá la fecha de tu muerte, la debes aceptar. 
  • Día 27: Levántate a las 4:20 y anda a las vías del tren (visita cualquier línea del tren que puedas encontrar). 
  • Día 28: No hables con nadie durante todo el día. 
  • Día 29: Alardea que “eres una ballena”. 
  • Día 30 a 49: Todos los días levántate a las 4:20 am, mira videos de terror, escucha música que “ellos” te envían, hazte un corte al día y habla con “una ballena”. 
  • Día 50: Salta desde un edificio alto. Quítate la vida. 



El creador del juego "ballena azul" dijo que lo hizo para "limpiar la sociedad"

Un ruso de 21 años, Phillipp Budeikin, resultó ser el creador del “juego” la Ballena Azul, que genera conmoción y temor en distintos países del mundo, incluído Argentina, porque induce a los jóvenes que participan al suicidio. El pasado viernes habló con la prensa y confesó: "Quería limpiar a la sociedad de aquellos que le harían daño".


Detenido desde el 15 de noviembre de 2016 por este motivo, Budeikin aseguró que había catalogado en dos grandes grupos a las personas que participaban en las primeras versiones del "juego": gente y “residuos biodegradables”.

Sobre estos últimos, sostuvo: "Ellos son los que están de ningún valor para la sociedad, o solo hará daño a la sociedad. Estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas", dijo en una entrevista con el portal Saintpetersburg.ru.

Budeikin, que había sido expulsado de la carrera de Psicología, explicó que creó este juego virtual que termina incitando al suicidio en 2013 bajo el nombre F57, uno de los nombres del “grupo de la muerte” de la red social VKontakte, similar al Facebook. Está acusado de haber creado ocho comunidades virtuales que apoyaban abiertamente el suicidio.

Sobre quienes se suicidaron durante la etapa final del "juego" que se difunde a través de redes sociales o WhatsApp y de forma secreta, Budeikin dijo: "Ellos murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación". Aunque negó que hubieran 130 fallecidos. "Fueron 17. Hay otros con los que hablé pero que se suicidaron después, sin mi influencia directa", señaló.



¡Por favor, que me adopte otro humano que no me haga pasar tanta vergüenza!







Humor lavado







Insultar nos hace mas fuertes

Soltar insultos no solo es un puñetero desahogo. Algo que uno puede comprobar al quedarse bien a gusto cuando el -mierda de- ordenador del trabajo se ha vuelto a colgar, cuando estás retenido en un atasco infernal o cuando tienes mucha prisa y la vía principal está llena de gente que anda muy despacio.


No, maldecir en voz alta tiene el beneficio de hacernos más fuertes ya sea para afrontar minucias o el tramo final de la carrera más importante de tu vida. Si te has visto jurando y has notado un chute de energía en esas situaciones, un estudio presentado en la Sociedad Británica de Psicología confirma que ese efecto es real.

"No estamos diciendo a la gente algo que no conozcan, pero lo hemos comprobado objetiva y sistemáticamente. Creo que la gente instintivamente llega a las palabrotas cuando se hacen daño o cuando están buscando un impulso adicional en el rendimiento", afirma Richard Stephens, uno de los psicólogos de la Universidad de Keele que realizó la investigación.

A 29 adolescentes que rondaban los 21 años les hicieron hacer una prueba de ciclismo y 52 jóvenes de 19 años tuvieron que estrecharse la mano. En ambas situaciones, a los voluntarios se les pidió que escogieran la palabrota frecuente que les suele brotar de la boca cuando se dan un golpe y otra neutra, como "marrón" o "madera".

Sin que fuera necesario gritar el insulto, solo repitiéndolo, observaron que, durante el medio minuto que juraban, los que pedaleaban aumentaron su potencia en unos 24 vatios y los que se apretaban las manos, durante 10 segundos, aumentaban su fuerza en el equivalente de 2,1 kg.

"En el corto período de tiempo que observamos hay beneficios al jurar. [Aunque] por qué los insultos tienen efectos sobre la fuerza y la tolerancia al dolor aún no se ha descubierto", señala Stephens.

Según recoge The Guardian, los autores recalcan que usar palabrotas no aumentó la frecuencia cardíaca de los voluntarios por lo que los insultos no se traducen necesariamente en una respuesta violenta o en querer huir. Es decir, no implican siempre liarse a hostias. A veces solo sirven para llenarnos de energía cuando se van a agotar nuestras reservas. Así que aunque te abuela te amenazara con limpiarte la lengua con un estropajo si osabas decir una palabrota, por favor, siéntete libre de maldecir a diestro y siniestro si es que lo necesitas.




La cerveza es mejor analgésico que el paracetamol

No. No es un chiste. Así como lo lees: la cerveza alivia mejor los dolores de cabeza que el paracetamol.


Consumir dos pintas de cerveza (una pinta son 568 ml) reduce significativamente el dolor de cabeza. Así lo afirma un nuevo estudio publicado en The Jorunal of Pain, llevado adelante por la Universidad de Greenwich.

Los investigadores explicaron que: “Los resultados sugieren que el alcohol es una analgésico eficaz que logra reducciones clínicamente significativas en las puntuaciones de intensidad del dolor. Esto podría explicar el abuso del alcohol en aquellos pacientes que tienen un dolor persistente, pese a las posibles consecuencias para la salud que tiene a largo plazo”.

Sin embargo, no está claro si el alcohol reduce la sensación de dolor porque afecta a los receptores cerebrales o porque ayuda a bajar la tensión. El doctor Trevor Thompson, que coordinó el estudio, explicó al diario The Sun: “El alcohol puede ser comparado con fármacos opiáceos como la codeína y sus efectos son más potentes que los del paracetamol”.

Los expertos dejaron en claro que los resultados no demuestran en ningún caso que el alcohol sea bueno para la salud y comentaron que, a largo plazo, los efectos del consumo de alcohol son tremendamente dañinos.



Pasos en el techo (Cuento)

TODAS LAS noches se sienten pasos extraños en el piso de arriba. Al principio no le di mayor importancia. Había llegado recién, el departamento me pareció confortable y, salvo una pequeña filtración de agua a la altura del baño, el resto no ofrecía ningún inconveniente. Cuando el encargado me hizo entrega oficial del inmueble me dijo en tono de broma que arriba penaban. -No sabemos por qué los arrendatarios lo entregan de inmediato-. Me aseguró que nadie lo había ocupado por más de dos semanas. Tampoco le tomé demasiado asunto. Me preocupaba trasladarme lo antes posible. Durante meses esperé la oportunidad y ahora estaba aquí, instalado al fin, y unos cuantos pasos en el techo no invalidaban mi buen ánimo. La verdad es que nunca fui muy supersticioso. A menudo había escuchado historias de ánimas y aparecidos por boca de mi padre, pero siendo niño la imaginación se desborda y después me resultó medio nebuloso recobrar el sentido de los relatos. Así y todo, las primeras dos semanas fueron normales. Me acostumbré a mirar por la ventana a la hora del crepúsculo. Cada día la misma furtiva pareja se amaba en el mismo rincón del edificio de enfrente. Un viejo gato gris procuraba trepar por las enredaderas y el anciano del tercer piso dormitaba quieto en el balcón. Entrando a la cuarta semana un hecho se me antojó inusual. Alrededor de las diez de la noche sentí pasos vacilantes en el techo de mi cuarto. 

Inicialmente lo atribuí a mi fantasía. Me entretuve con algún nerviosismo en un texto de poesía. Pero, al poco rato los pasos se renovaron. Los trancos largos y vacilantes se hacían cortos y rápidos. En el silencio de la noche el ruido de las pisadas tenía algo de sonido atemorizante. Como un eco persistente los pasos golpeaban mi cerebro y ya no pude concentrarme en la lectura. Para aquietar mi manifiesta intranquilidad pensé al instante que debieron arrendar el piso superior. Eso era. Lo habían arrendado como el resto del edificio. Lo demás caía por su propio peso. Sumido en mi proceso de autoconvencimiento, me dormí. En los días siguientes los pasos se reiteraron y en igual sentido reafirmaba mi convicción hasta conciliar el sueño entrada la noche. Con lo que no contaba fue con el casual encuentro que tuve hace unos días con el encargado de los arriendos. Cuando le pregunté por los nuevos ocupantes del departamento me miró intrigado. -No hemos podido arrendarlo- me manifestó como midiendo mi reacción. Para no parecerle sospechoso le dije que me pareció escuchar pasos la noche del sábado. Sonrió. -Le dije que penaban, ¿no lo recuerda?- y se alejó prolongando aún más la sonrisa. Ese mismo día regresé más tarde que lo acostumbrado. Sin embargo, alcancé a ver lo de cada día: la pareja, el gato gris y el anciano dormitando en el balcón. A eso de las once y treinta intenté dormir. Sabía que apenas decidiera hacerlo el ruido del techo se haría sostenido. Al comienzo nada ocurría para mi asombro. Pero cuando creí habituarme a la normalidad, sucedió. Primero fue un ruido sigiloso, como algo tenue saltando a intermitencias. Luego me pareció que alguien gateaba rasguñando el cielo raso intentando transmitir un mensaje. No se trataba de una caminata como las veces anteriores. No eran trancos largos ni pasos cortos y directos. Una mezcla rara de un cuerpo pesado que se arrastra, se levanta, camina y vuelve a arrastrarse. Me erguí en la cama con cierta lentitud y constaté que ya era de madrugada al mirar por la ventana. Mis acompañantes habituales no se divisaban. Sentí esa especie de vahído violento que precede a la soledad. El mundo se había detenido en la ventana. El farol del antejardín comunitario daba una luz tenue y cansada. Descorrí levemente las cortinas para ampliar el ángulo de la visión. Apenas emergieron los árboles de la avenida mecidos por la brisa nocturna. Arriba el sonido inmaterial del peso arrastrándose se prolongaba con una cadencia sobrenatural. No sé bien cómo describirlo. Lo cierto es que ese ruido persistente procuraba deslizarse hasta mi pieza. Me pareció una locura, un contrasentido imaginar siquiera que un sonido trivial tuviera visos de existencia, de algo que palpita, que deambula con particular autonomía. Lo real es que ese deslizamiento invisible bajó por la filtración de la puerta del baño y se internó en mi cuarto. Lo último que recuerdo fue una especie de sopor asfixiante penetrándolo todo. Después las cosas se han vuelto rutinarias. Todas las noches camino por el piso que ahora habito. Abajo retiraron mis cosas, los muebles y mi ropa. Hoy llegó un nuevo arrendatario que sonrió displicente cuando el administrador le hizo el viejo comentario. Vi cómo miraba la pareja furtiva, el gato gris y el anciano dormitando en el balcón. Luego se durmió creyendo oír pasos en el techo de su habitación.


El autor


NACIDO en Punta Arenas (Chile) en 1951, Juan Mihovilovich es abogado, y ejerce como juez rural en Curepto, una ciudad del Maule. Entre sus libros se cuentan La última Condena, Extraños Elementos, El Clasificador, El ventanal de la desolación, Sus desnudos pies sobre la nieve, Restos mortales, El contagio de la locura y Desencierro. Entre otros recibió el Premio Pedro de Oña, el Gabriela Mistral, el Premio Julio Cortázar, el Antonio Pigafetta y el Premio Derechos Humanos del Arzobispado de Santiago.

Fascinantes posters de cine, animados y combinados

Por un lado están los Poster/Gif, que presentan una escena clave de la pelicula para remitirnos a ella sin necesidad de ninguna otra presentación. El toque de movimiento y Neon, los hacen increiblemente buenos. La idea fue de un diseñador inglés que se hace llamar Mr. Whaite.

Despues de estas maravillas en movimiento, podrás observar posters de personajes de peliculas, que muestran en un solo diseño, varias de las peliculas en las cuales los actores que les dieron vida, participaron.











Johnny Depp

Un retraro que combina detalles de:
  • Alice In Wonderland (The Mad Hatter), 
  • Pirates Of The Caribbean (Jack Sparrow), 
  • Fear And Loathing In Las Vegas (Raoul Duke), 
  • Charlie And The Chocolate Factory (Willy Wonka),
  • Edward Scissorhands, 
  • Ed Wood, 
  • Sweeney Todd 
  • y Rango.


Robert Downey Jr.

Aquí se combina el vestuario de:
  • Tropic Thunder (Kirk Lazarus), 
  • Chaplin, 
  • Iron Man 
  • y Sherlock Holmes.

Jim Carrey
Caracterizando personajes de:
  • Ace Ventura: Pet Detective (Ace Ventura), 
  • Dumb & Dumber (Lloyd Christmas), 
  • Batman Forever (The Riddler), 
  • The Truman Show (Truman Burbank), 
  • Man On The Moon (Andy Kaufman), 
  • Me, Myself & Irene (Charlie Bailygates/Hank Evans), 
  • How The Grinch Stole Christmas (The Grinch) 
  • y The Mask.

Will Ferrell
Aqui se combinan caracteristicas de
  • Austin Powers (Mustafa) 
  • Zoolander (Jacobim Mugatu) 
  • Elf (Buddy) 
  • Anchorman: The Legend of Ron Burgundy (Ron Burgundy) 
  • Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby (Ricky Bobby) 
  • Blades of Glory (Chazz Michael Michaels) 
  • Semi-Pro (Jackie Moon)


Por ultimo un retrato de Jack Nicholson, como Jack Torrance de "The Shining" fue confeccionado con las frases que el personaje repetidamente escribía en sus descensos a la locura. El diablo está en los detalles, para verlos hay que ampliar la imagen.



Fascinantes mundos en miniatura

El fotógrafo francés Vincent Bousserez crea escenas casi reales combinando pequeños personajes en miniatura con objetos en tamaño real. 

En su galería, titulada “Plastic Life”, Vicent Bousserez capta con gran realismo diferentes situaciones en donde estos pequeños personajes de plástico interactúan con la vida real.








Soy un viejo, no un despojo

"Yo soy un adulto mayor", se escucha en un anuncio que dice un viejito, bueno, un ciudadano de la tercera edad. 

Ese calificativo no puede más que molestarme: ¿qué tiene de malo referirse a alguien de edad como "viejo"?

Según el diccionario no es falta de respeto, pero supongo que en una sociedad que idolatra la juventud, es malo ser anciano, o referirse a alguien como tal.

Los últimos años nos hemos visto invadidos por términos destinados a dignificar la mísera autoestima de algunas personas a las que una palabra fea se refiere.

Tenemos "sexoservidoras" en vez de "prostitutas", "diversidad sexual" para el homosexualismo y otras parafilias, entre otros eufemismos.

Sería curioso ofender con corrección política, "¡Eres un adulto mayor de amplia diversidad sexual!"

Bueno, al menos es publicable, el resumen con lenguaje popular sería corto pero censurado.

Se podrían usar los eufemismos de otra forma, un coche viejo puede sonar mal, pero los coches viejos son "clásicos", así que bien puedes decir: "¿Y qué haces saliendo con ése clásico?" A tu amiga con complejo de Edipo.
Quizá en cierta forma tienen razón con que debemos ser políticamente correctos al expresarnos, aunque sea para que nadie entienda a qué nos referíamos.

Creo que esto ocurre porque la gente no conoce el significado de muchas palabras.

En la antigüedad el término viejo o anciano, era equiparable al de sabio y solía haber un consejo formado con los viejos del pueblo.

Era un honor encanecer, ya fueras hombre o mujer.

El problema hoy día es que cuando dices viejo no suena a sabio o venerable, sino a despojo.

También, supongo que algo bueno habrá en que la gente saque jugo a las pocas palabras que conocen, en vez de leer el diccionario.

Un ejemplo es que aún hoy en día, penicilina mediante, los términos "tuberculoso" o "sifilítico" son feos. A los que padecen enfermedades modernas, como el sida, les dicen "seropositivos" que no se escucha mal.

P.D. Por cierto, la definición de eufemismo es: expresar de forma bonita algo que podría sonar desagradable u ofensivo.



Curiosas predicciones que se hicieron realidad

Las predicciones de lo que sucederá en el futuro están presentes en cada cultura de la historia. Desde las grandes religiones monoteístas como el cristianismo y judaísmo hasta los científicos que tratan de establecer patrones acerca del comportamiento dela naturaleza o sociedad.

Durante el siglo XX, escritores, basados en sus conocimientos científicos y en su gran imaginación previeron la aparición de la red global de información Internet, el sistema satelital de telecomunicaciones y la aparición de consolas de videojuegos de realidad virtual. El sitio weirdworm.com publicó diez de estas predicciones que se hicieron realidad a través de los años. Comencemos con Julio Verne, de quien señalan dos:
  • Julio Verne. Su desbordada imaginación y su capacidad analítica, le llevaron a incluir en sus novelas vaticinios que aún siguen cumpliéndose, en materia tanto tecnológica y científica como en geografía, política, economía, sociología y ecología. Por ejemplo, el submarino Nautilus capitaneado por Nemo en la novela 20.000 leguas de viaje submarino está propulsado por una forma de energía limpia e inagotable. Y en 1865, el escritor francés publicó la novela De la Tierra a la Luna en la que anticipó detalles de lo que 113 años después sería la primera misión espacial tripulada a nuestro satélite.
  • En el 2008, los sacerdotes de la santería cubana, los "babalawos", vaticinaron un año marcado por las catástrofes climatológicas, el aumento del robo con violencia, las enfermedades mentales y la "deformación" juvenil. Ese mismo año, pasaron por el territorio mexicano varios huracanes que dejaron desgracia, pobreza y enfermedad a su paso. Tal fue el caso de Dolly, que de depresión tropical terminó en huracán a su paso por Veracruz, Tabasco y parte de Quintana Roo.
  • William Gibson. A este escritor norteamericano se le considera el padre del cyberpunk, un movimiento que conjunta el desarrollo de las tecnologías de la información con la descomposición social, y fue el primero en desarrollar el concepto de ciberespacio para referirse al espacio virtual creado por las redes digitales. Su novela Neuromancer se considera una de las más importantes de la década, en ella se desarrollaron por primera vez el concepto de realidad virtual. Este libro publicado en 1984, hablaba del mundo virtual en el que los negocios y las relaciones humanas se llevaban a cabo a través de máquinas y cables.  Lo que Gibson imaginó como una red global en la que las personas compartieran una nueva vida y todas las actividades humanas tuvieran su equivalencia se convirtió en lo que hoy conocemos como internet.
  • Arthur C. Clarke. En 1945 el escritor de ciencia ficción publicó un artículo llamado Extra-terrestrial Relays en la revista Wireless World; en él explicaba como una red de satélites que orbitaran alrededor de la Tierra proveerían telecomunicaciones eficientes. La idea de Clarke se llevó a cabo doce años después cuando la Unión Soviética puso en órbita el satélite Sputnik I.  De acuerdo a una entrevista posterior, Clarke creía que era imposible que los satélites se pusieran en órbita antes del fin del siglo XX por lo que no patentó el artículo y sólo cobró los 15 dólares que ofrecía la revista. En el libro "Las Fuentes del Paraíso" que escribió en 1959, Clarke planteaba la posibilidad de construir un ascensor espacial en el que se pudieran elevar cargas y personas hacia el espacio exterior. Aunque es una de sus ideas que no se ha llevado a cabo, la NASA aún contempla la posibilidad de poder construir una máquina similar.
  • Jimmy Peterford. En 1991 la revista Nintendo Power publicó las respuestas de sus lectores acerca de cómo sería su consola de video juegos ideal, Peterfor de Nueva York fue uno de los afortunados que vieron impresa su respuesta en la revista. En ella describía una consola muy parecida al Nintendo Wii que vería la luz en 2005. Peterford imaginó un juego de 512 bits, muy parecido a los 512 megabytes con los que funciona la consola Wii; además de predecir controles con más de 20 botones, más de 20 millones de colores en pantalla (la consola permite ver más de 16 millones), y una banda que tuviera todas las canciones disponibles y un juego que se llamaría Mario Galaxy, mismo nombre usado para un título que apareció en 2007.
  • Robert Heinlein. Al igual que Arthur Clarke, fue un escritor de ciencia ficción que en sus libros imaginaba los dispositivos más raros. En 1942, en su libro Beyond the Horizon, Heinlein presentaba una especie de secretaria robot que era capaz de grabar las llamadas telefónicas. La primer máquina contestadora fue patentada en Japón en 1983. Otro de los artefactos favoritos de sus libros eran las camas de agua que aparecen en sus librosDouble Star de 1956 y Stranger in a Strange Land de 1961. En 1968, Charles Hall, quien patentó un diseño de colchón de agua se mostró decepcionado debido a que su dispositivo no era tan bueno como el que había relatado Heinlein.
  • Morgan Robertson. En 1898 publicó la novela Futility, la historia de un barco llamado Titán que sería el navío más grande del mundo y que, al igual que el RMS Titanic, catorce años después se hundiría al chocar en contra de un iceberg. La novela de Robertson tiene muchas coincidencias con el barco, el número de muertos por ejemplo; las víctimas en la ficción eran 2 mil 500 mientras que en abril de 1912 murieron 2 mil 223 pasajeros, el lugar donde se hundió, en el Atlántico norte a 400 millas de Terranova.



El hornero (Un arquitecto volador)


El hornero, Furnarius rufus, es un ave de la familia Furnariidae, del este de Sudamérica. También conocido como "hornero rojo" o "tiluchi hornero" en Santa Cruz, Bolivia, o alonsito en la provincia argentina de Corrientes, es una especie común de matorrales, pasturas, campos de agricultura, que está completamente habituada a habitar en núcleos urbanos (por ej. arriba de luminarias). Es endémica del sudeste de Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, y del norte y centro de Argentina (llegando al norte de Patagonia). 


Se alimenta de insectos, artrópodos e invertebrados obtenidos al forrajear en el suelo mientras caminan.

El Hornero se aparea en el verano austral, pone huevos entre septiembre y diciembre, y eclosiona la puesta entre octubre y enero. Son monógamos y mantienen el casal por toda la vida. El nido es típico del género, un gran y grueso "horno" de barro arcilloso, que pesa entre 9 y 12 kg, puesto en un fuste, o más recientemente sobre estructuras ingenieriles tales como postes, vigas, edificios construido utilizando barro y material vegetal.

El casal permanece juntos a través del año y trabajan manteniendo su nido; un nido lo pueden construir en solo 15 días pero usualmente lo completan en 2-3 meses. Pone la hembra de 2-4 huevos y los incuba de 14-18 días. Los polluelos son alimentados por 23-26 días antes de volar y partir; los jóvenes permanecen en el territorio parental por cerca de 6 meses después de haber salido del nido. Ambos padres se intercambian en la incubación y responsabilidades de alimentación. Especie conocida por su canto a dúo entre macho y hembra.

Los Horneros se han beneficiado de las modificaciones intensas del paisaje por el humano. EnArgentina ha sido declarada como ave nacional según una encuesta realizada en 1928 a través de un popular periódico capitalino argentino. No está afectado por los cambios en su hábitat y está listado como LC por el IUCN.

En la siguiente secuencia fotográfica, se puede observar el proceso de construcción de su particular nido: